22 oct. 2011

Jodiendo clásicos

Si no te sientes identificado es que sales poco últimamente...

11 oct. 2011

Superhéroes en Crisis

Phoenix Jones mediando en una reunión de una comunidad de vecinos en la que nadie quiere ser presidente.



Amiguetes, hoy toca noticia friki. Otra vez, si.

Os copio el texto original en negrita, para que sea aún mas dificil confundir el extraordinario rigor del periodista de turno de mis estúpidos comentarios de blogger amateur :P
Allá va.

"El autoproclamado superhéroe Phoenix Jones, conocido en Estados Unidos por su característica vestimenta negra y amarilla, ha sido acusado de atacar con un espray de pimienta a cuatro personas que salían de un club nocturno de Seattle. Jones fue arrestado y pasó la noche entre rejas tras el incidente.

Phoenix Jones asegura que intentaba parar una pelea y se vio obligado a utilizar el aerosol. Sin embargo, las cuatro personas atacadas aseguran que no había ningún problema entre ellos y explicaron a la policía que volvían a casa cantando y bailando cuando Jones se abalanzó sobre ellos.

Vamos a ver, por donde empiezo... Un superheroe cuyo principal poder es un spray de pimienta contra violadores... Es cierto que ese uniforme es un poquito gay, pero creo que el miedo que tiene este chaval a que le rompan el culo entre tres o cuatro supervillanos es un poco exagerado. En cualquier caso, la culpa es suya por ir pidiendo guerra de noche vestido de cuerro negro y dorado y con esas mallas...
Seguimos.

El superhéroe, cuyo verdadero nombre es Benjamin John Francis Fodor, ( Hala, a tomar por culo tu identidad secreta, Benjamin. No te ha durado ni dos parrafos, macho. La prensa y la policía en el mundo real no respeta nada, que te lo digo yo. Y ya verás cuando se enteren de lo que haces por las noches los de tu seguro de vida...) fue detenido la madrugada del sábado al domingo con cargos de asalto en cuarto grado y puesto en libertad bajo finaza en la tarde de ese mismo día. Phoenix aseguró que el policía que le arrestó quería vengarse de él.
Un momento, amigos, que ahí estoy con nuestro superchico. Ese poli seguro que le tiene manía de verdad, como me la tenía a mi la profesora de Mates que me suspendía en el instituto. Y os voy a explicar por qué: su traje mola mas que el de la poli y encima Phoenix Jones ni ficha, ni tiene que hacer festivos.
Seguimos.

Un ayudante de Jones grabó parte del incidente en vídeo y lo envió a la web PubliCola. En la grabación se ve a un chica persiguiendo y golpeando con el bolso al héroe, aunque no aparecen los momentos previos, cuando el vigilante supuestamente roció con pimienta a los viandantes.
Una chica, una chica... Pero que falta de rigor periodistico que tienen los de 20 Minutos, macho... ¡Una supervillana, querrás decir! Y seguro que le atacó con un superladrillo escondido en el bolso y la verdad es que eso, combinado con una falda supercorta, que es otro superpoder mas que suelen desarrollar casi todas las pokeras de hoy en dia, no hay quien lo pare.

De izquierda a derecha, El Capitán Vinagres, Phoenix Jones antes de aprender a meterse los calzoncillos por dentro y su compiche, el Doctor Superwhopper.


"Cuando patrullo por un vecindario, los criminales se marchan porque ven el traje. Quiero dar a entender que las personas no deberían andar por ahí y ver algo malo y quedarse sin hacer nada" , dijo Jones en enero.
A ver, cuando patrullas por la ciudad ( que lo dices de tal manera que pareces Torrente) los criminales huyen porque tu superpinta de espantajo les quita los poderes y hasta las ganas de vivir y la super-risa que les entra es para ellos como Kriptonita, friki.
Que te lo tengo que explicar todo, Phoenix...

Una semana después, cuando le rompieron la nariz por meterse en una pelea, (disculpadme 5 minutitos, que tengo que ir al baño, que me acaba de entrar a mi la super-risa de la que hablaba antes...) la policía le aconsejó que no se metiese en esos líos y que, en esos casos, llamase al 911.
Y el chaval no llamó al 911, claro. ¿Por qué? Pues por dos razones fundamentales, a saber:
a) La central de la policía no es de su misma compañia de movil y no quiere que el recibo de llamadas a final de mes le pegue una superhostia como la que le dieron antes en la nariz. Además, parece ser que Phoenix pidió un crédito en cómodos superplazos para pagarse el traje y ahora tiene su cuenta corriente como si Galactus se hubiese pasado por el banco.
b) Tal vez os habeis olvidado, queridos amigos del blog, de ese policia que le tiene manía a nuestro superchico. Un supervillano que le pone multas de aparcamiento cuando está comprando en la tienda de comics y que le dá collejas cuando llega a la comisaria con la nariz rota.

Phoenix Jones, el Capitán Cazuelas y el Doctor Barajas combatiendo juntos a un maestro Pokemon.

Como final de esta historia, voy a ponerme serio y dejarme de bromas...
Creo que este chaval es el tipico caso de alguien que tiene demasiado corazón y a la vez demasiada poca cabeza. Y digo esto, porque realmente creo que este friki tiene corazón; me recuerda a una especie de Don Quijote del siglo XXI que ha perdido el juicio leyendo demasiados comics de superhéroes y que decide salir a combatir el mal por si mismo.
Una idea mas romántica y mas valiente que esa, imposible. Pero la verdad es que hoy en dia, una historia como esa puede acabar de un tiro o de una navajazo mal dado mucho antes de que lleguen los molinos de viento.
Eso respecto al corazón, pero cuando digo que este hombre no tiene cabeza, no es solo por lo de los navajazos y las armas de fuego, que también, pero a lo que voy es que si de verdad quieres combatir el mal en pleno siglo XXI lo mejor es olvidarse de los rateros de poca monta y empezar por batear el verdadero origen del problema: tu oficina del banco. Eso sería un comienzo.

Pasadlo bien y combatir el aburrimiento sin perder demasiada dignidad en el camino.
Un abrazo ^^

9 oct. 2011

Jodiendo clásicos

Tanto supervillano tocándoles la pandereta para acabar con ellos y resulta que era tan sencillo como aplicar recortes en educación y chaparles la escuela.
A partir de ahora el mal podrá campar a sus anchas y convertir el mundo en un campo de nabos (que sin educación el pueblo se encargará de recolectar los campos, como antíguamente).